Ejecutiva Magazine

Louise Bang: “Hay que conocer bien los talentos que uno tiene, nuestras aspiraciones y tener pasión”

Por Redacción/ Miami.

Louise Bang tiene más de 20 años de experiencia en la industria hotelera, y actualmente es la vicepresidente de Ventas Globales de Marriott International Caribe y América Latina (CALA).

Louise Bang es el claro ejemplo de una mujer que tiene los pies bien puestos sobre la tierra. Esta exitosa ejecutiva tiene más de 20 años de experiencia en la industria hotelera, y actualmente es la vicepresidente de Ventas Globales de Marriott International Caribe y América Latina (CALA). 

Esta talentosa y apasionada mujer que ha vivido y trabajado en países como España, Jordania, Reino Unido y Estados Unidos, tiene muy claro que el éxito se logra conociendo los talentos propios, fijando metas claras y trabajando con disciplina y persistencia, sin olvidar que la diversión y la vida personal son de suma importancia y deben estar equilibrados con la vida profesional.

Conozcamos un poco más de esta inspiradora y apasionante mujer de negocios, conocedora de culturas de más de 20 países en los que ha trabajado y quien habla inglés, español y danés, además de comprender el sueco, noruego, francés y algo de árabe.

“Soy una apasionada de la industria hotelera, también soy una nómada global, ya he vivido en 3 continentes, he trabajado en muchos países”, comentó Louise Bang.

Ejecutiva Magazine: Se pensaba en su momento que con la tecnología iban a disminuir los viajes de negocios, las conferencias y todo este tipo de reuniones, pero pasó básicamente todo lo contrario…

Louise Bang: Sin duda alguna. Yo creo que hay dos cosas, una es que seguimos teniendo un deseo insaciable de desarrollarnos, de vernos cara a cara y de tener relaciones profesionales y personales, pero para hacer esto te necesitas ver con la persona cara a cara. La tecnología nos facilita muchos aspectos de comunicación, pero también nos crea un gran vacío, creo yo, en estar juntos, en conectarnos y compartir experiencias, y en parte eso es lo que yo creo que está generando más y más demanda para temas como incentivos, reuniones y demás. La otra parte es que con el volumen de información que nos está llegando, ya sea en las redes sociales, noticias de todo lo que está pasando en el mundo, el ritmo de cambio en la empresa misma… ese volumen de información que recibimos en cada minuto nos cuesta digerirlo, pero creo que aporta en alguna forma a que dudemos en qué camino ir, porque hay tantas opciones. Entonces, estas reuniones y las conferencias nos ayudan a juntarnos y decir cuál es nuestro norte, nuestra misión, visión y juntarnos en un mismo camino. Yo creo que esa es la razón por la que hay más reuniones en vez de menos. 

EM: Y hay una mayor combinación entre negocios y placer, la gente de negocios cada vez quiere tener un viaje de trabajo más placentero…

LB: Sin duda alguna, personalmente yo viajo 120 o 150 días al año, y cuando voy a los países tan fabulosos que tenemos en Latinoamérica, por mucho que estoy trabajando, viendo clientes, a nuestro equipo, disfrutando el tiempo con ellos y aportando para el negocio, también quiero escaparme para visitar un museo, por ejemplo, en México, me encanta tanto la cultura, yo llego un domingo, un poco antes y me da tiempo de ver los museos. O, por ejemplo, probar un restaurante nuevo, puntualmente alguien viaja conmigo, sea un familiar o no, y ellos disfrutan de la ciudad mientras yo trabajo y por la noche salimos a cenar. Eso es parte del equilibrio que hablábamos antes, la gente está buscando alternativas de combinar las dos cosas, y la tecnología hoy en día te da acceso a mucha información, tal vez experiencias de ocio en cada destino y quizás a la vuelta de la esquina donde te estás alojando haya una actividad o una experiencia inolvidable, y ahora te enteras porque lo tienes a la mano, o como nuestro programa “Marriot Bonvoy”, en el que tenemos más de 120.000 experiencias, simplemente cuando estoy viajando miro a ver que hay en el destino donde voy, lo conozco mejor y entiendo la cultura y los clientes, conozco más de su mundo.

EM: ¿Qué tipo de obstáculo tuviste que superar en tu carrera, o en los últimos años?

LB: Bueno, la verdad es que yo soy una apasionada de la industria hotelera, estudié hotelería y me metí directamente en ello, también soy una nómada global, ya he vivido en 3 continentes, he trabajado en muchos países. Haber viajado, conocido nuevas culturas e impregnarme de esa forma de vida, de la cultura local, gastronómica y arquitectónica, y mi interés y curiosidad la verdad es que me han permitido avanzar en todas las posiciones sin tener muchos obstáculos en ellas. Lo que sí es cierto es que soy una profesional que siempre quiere estar aprendiendo, compartiendo aprendizajes y formando relaciones, y eso ayuda mucho a avanzar, a que tengas la capacidad de crear relaciones profesionales y personales que he tenido la suerte de lograr a lo largo de la carrera. Yo entré directamente de la universidad a Marriot International y es una empresa de puertas abiertas, entonces para mí ha sido más una cuestión de hacer lo que me motiva, lo que le tengo pasión y donde más aporto al negocio, porque en esos ambientes es donde más éxito tengo y donde más realizada me siento. Creo que las posiciones que han salido, si realmente me han permitido trabajar esos puntos, de motivar, de tener pasión por ello, y también poder aportar, he tomado esas oportunidades sin pensarlo dos veces.

“Las conferencias nos ayudan a juntarnos y decir cuál es nuestro norte, nuestra misión, visión y juntarnos en un mismo camino”

EM: Entonces gracias a la pasión que tienes, no te fue muy difícil romper ese “techo de cristal” que tienen algunas mujeres en sus empresas…

LB: Si, yo la verdad creo que a lo largo de los años, me he ido formando más y más, me he dedicado mucho a hacer cursos tanto internos, como externos, realicé mi MBA también, leo asiduamente… siempre he sentido que he estado en ambientes donde he tenido los conocimientos apropiados para poder aportar al negocio, y con ellos he tenido la confianza para lanzarme en cualquiera de esas situaciones, la verdad es que nunca lo he pensado dos veces. Sigo invirtiendo mucho en mí y trato siempre de identificar, de aportar y estar presente en esos proyectos donde yo creo que añado valor y se puedan beneficiar de mi experiencia, mis conocimientos e ideas. También intento planificar a largo plazo, identificar donde tengo que mejorar o donde hay proyectos, e identifico también mentores, yo tengo tanto externos como internos y tanto personal como profesional. Yo tengo un “coach”, y esto me ha ayudado muchísimo a lo largo de mi carrera, porque tienes a alguien fuera de tu entorno laboral y personal que te puede aportar, ir guiando o a veces simplemente “dar un oído”, es decir, te están escuchando y valorando oportunidades contigo, y esto lo tengo desde hace muchos años y me ha ayudado mucho, a crear rituales, costumbres y a progresar.

EM: ¿Cómo haces para equilibrar tu vida personal con el trabajo?

LB: (Risas) Soy un ejemplo un poco raro en esta área, yo vivo aquí en Miami, mi pareja vive en Londres, llevamos 10 años juntos. Los primeros 8 viviendo juntos, los últimos 2 y medio yo he estado viviendo en Estados Unidos. Tuve una coach personal que la contraté en el 2007, justo antes de empezar el MBA, porque trabajaba ya tiempo completo para Ritz-Carlton, quería estudiar el MBA, pero también como todo el mundo, quería tener una vida personal y tener tiempo. Soy bastante estricta conmigo misma, porque de alguna forma tener un coach personal es como tener un jefe personal, y no lo vas a llamar cada 2 semanas a decir que no has hecho los deberes… entonces me enseñó a crear rituales, a planificar tanto mi vida personal, como profesional, y lo tengo muy presente. Reconozco que trabajo mucho, porque tengo mucha pasión, pero también sé tener vida personal, sacar tiempo para mi familia, mis amigos y siempre me aseguro de tener un hobby, actualmente es el golf y me cercioro de que paso tiempo jugando golf, practicando y entrenando, y es simplemente darle la misma prioridad que a lo laboral… pero no es fácil, hay que ser duro con uno mismo (risas).

“La tecnología nos facilita muchos aspectos de comunicación, pero también nos crea un gran vacío, creo yo, en estar juntos, en conectarnos y compartir experiencias, y eso está generando más y más demanda para temas como incentivos, reuniones y demás”, aseguró Louise Bang.

EM: Por último, ¿Qué le recomendarías a aquellas mujeres que quieren ser exitosas y que están en alguna organización como la tuya?

LB: La lista es larga, pero creo que de entrada es conocer bien los talentos que uno tiene, nuestras aspiraciones, y tener pasión por el tema. Para mí es crucial tener tanto los talentos, como la pasión y luego crear estratégicamente un plan de desarrollo profesional, mirando qué oportunidades hay, como te gustaría ver tu carrera. Tenemos que ser nosotros mismos quienes armamos ese plan y ser quienes lideramos esa carrera. Luego, algo que yo he hecho mucho a lo largo de mi vida, es invertir en educación en desarrollo y seguir mejorando uno mismo. A nivel de mujeres, creo que la recomendación es que una diferencia entre hombres y mujeres es que nos cuesta más arriesgarnos, yo diría láncense, aprovechen cada oportunidad, y también levantar la mano para ayudar a otra mujer en su entorno, pero, sobre todo, disfrutar del viaje, vivimos una vez y hay que disfrutar de cada día. 

Informe: Santiago Ávila

Fotos: Gentileza Marriott International

Redacción Miami

Redacción Miami

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: