Ejecutiva Magazine

“BOOMERANG-HIRING” O REGRESAR A LA EMPRESA ANTERIOR, ¿ES RECOMENDABLE?

Miami, jueves 10 de febrero de 2022

Muchos creen que regresar, no importa si es a los brazos de un viejo amor o a un trabajo que uno ha dejado en el pasado, es el camino más fácil y más cómodo. O creen también que el que regresa no logró tener éxito en otro lado y por eso vuelve rendido.

Puede que así sea, pero si se trata de trabajo, puede tener incluso ventajas pasar algunos años en otra empresa o ejerciendo otro tipo de funciones y regresar, después de hacer algunas paradas intermedias, a trabajar con el antiguo empleador. Ese es el aspecto positivo.

Sin embargo, el “boomerang-hiring” o “rehiring”, como se lo denomina en inglés haciendo referencia a una recontratación, también tiene sus riesgos.

Antes de volver a empezar a trabajar para un viejo conocido, es mejor recordar por qué uno se fue de allí, recomienda el coach Bernd Slaghuis. ¿Fue por la cultura empresarial, por la gerencia o por las tareas que uno llevaba adelante? Regresar sólo podría funcionar si esos puntos disparadores cambiaron o si hubo, por ejemplo, un recambio de personal, que puede haber sido un inconveniente en la etapa previa.

“Boomerang-hiring” no es regresar al nido

La psicóloga y coach Kristine Qualen sostiene que lo decisivo es la actitud interna: no es bueno partir de la base de que uno regresa al viejo nido. Qualen recomienda más bien tener en claro el camino laboral y profesional que uno hizo en el interín, las experiencias que uno sumó en esas otras estaciones y las habilidades que desarrolló para “regresar” al antiguo trabajo fortalecido.

Quienes regresan deberían pensar antes muy bien cómo fundamentarán la decisión ante los demás para evitar chismes o hipótesis erradas.

Deshacerse de etiquetas y asumir nuevos roles

Otro de los problemas a solucionar en casos de una recontratación tiene que ver con los viejos compañeros de trabajo y la etiqueta invisible que uno lleva encima. “Podría suceder un fenómeno similar al del ‘pasante’ que se queda en una empresa y en los ojos de los demás no deja de ser ‘el pasante’”, advierte Slaghuis.

“Es difícil asumir un nuevo rol y ser visto en ese nuevo rol por los demás”. Es necesario ser consciente de este problema y estar preparado para afrontarlo. ¿Cómo quiero posicionarme? Los temas y las áreas de trabajo pueden ayudar, de igual modo que el comportamiento que uno tenga en el equipo. El coach recomienda hablar cuanto antes de estos aspectos.

Claridad en la postulación

Es bueno sentar las bases de una comunicación clara desde el momento de la aplicación. “Es mejor establecer el nexo preexistente al armar la carta de intención y no hacer de cuenta que uno es un postulante externo cualquiera”, dice Slaghuis, quien recomienda hacer referencia a esa experiencia previa en la sección de la carta en la que uno describe sus puntos fuertes y habilidades.

Además, es importante estar preparado para afrontar preguntas poco agradables durante la entrevista, indica Qualen. Saber explicar, por ejemplo, por qué uno dejó la empresa. Es importante tener estas respuestas bien pensadas y ejercitadas, sea practicándolas con una persona del círculo íntimo o grabando las respuestas y escuchándolas para practicar.

Slaghuis aconseja por otra parte estar bien atento durante la entrevista y no partir de la base de que todo sigue siendo como era en un entonces. Más vale plantear directamente preguntas sobre determinados aspectos. Por ejemplo, “antiguamente esto era así y asá, ¿sigue manejándose del mismo modo?”. “Todos los que regresan a una compañía deberían ‘actualizar’ lo que recordaban y chequear si lo que tenían en alta estima del lugar aún es así”, precisa.

Una oportunidad para ambas partes

Si se logra una interacción sincera y sin barreras, ambas partes pueden verse beneficiadas por un “boomerang-hiring”. Al fin de cuentas, los exempleados conocen bien las estructuras de la empresa y aportan a la vez conocimientos nuevos. En el mejor de los casos, hasta cuentan con información de la competencia, señala Slaghuis. “Es el interés principal de un empleador a la hora de recontratar”, agrega.

Además, cuando una persona conoce la compañía y su cultura de trabajo, puede armar más rápido su red, desplegar más rápidamente sus capacidades y ser más rápidamente eficiente para la empresa, acota Qualen. Por eso es importante hablar también desde el principio sobre las perspectivas a mediano y largo plazo en la firma. Esa claridad demostrará responsabilidad, estabilidad y motivación.

Fuentes: Elena Zelle, DPA, Tribune News Services, Sun Sentinel

Redacción Miami

Redacción Miami

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: